Acerca de los resultados de BICEP2 sobre la inflación del universo

Publicado el Martes, 18 de marzo de 2014 por MiGUi en Física
etiquetas: , , , , ,
votar

El experimento BICEP2 que se lleva a cabo en el polo sur revolucionó ayer el mundo físico con la conferencia llevada a cabo en Harvard. Podemos leer la nota de prensa oficial aquí. Desde ese momento, la red como es lógico se ha inundado de toda clase de información al respecto. He querido tomarme un tiempo para leer, investigar y tratar de explicar de forma más o menos sencilla de qué trata dicho hallazgo.

El Big Bang explica la evolución del universo desde pocos instantes después de que se produjera una gigantesca explosión que creó todo aquello que conocemos y el universo en el que vivimos. No sabemos lo que ocurrió en tal extremo porque la física actual no alcanza a explicarlo, sin embargo, la teoría del Big Bang y más concretamente, todo lo que conforma el llamado modelo cosmológico estándar nos han permitido explicar con bastante precisión los distintos estadíos por los que fue pasando el universo desde que era mucho más pequeño que un átomo hasta nuestros días.

El estudio de esos primeros momentos es especialmente importante para la física porque explora unas condiciones totalmente distintas a las del universo actual, en un mundo en el que todas las leyes que conocemos se llevan al límite en escala y en tamaño y es un campo de pruebas excelente para la física.

Estudiar las huellas de aquella devastación es uno de los principales campos de investigación de la cosmología actual. En efecto, existen testigos de la explosión ocurrida hace 13700 millones de años. Pero estos testigos son una forma de energía muy atenuada por el paso de los millones de años y la distancia, lo cual dificulta enormemente su observación y su tratamiento, pero está ahí.

La radiación de fondo de microondas es una de estas huellas. Esta radiación es el eco del turbulento pasado de nuestro universo cuando éste apenas tenía unos 300000 años de edad. No pudo ser liberada antes debido a las condiciones tan extremas en las que se encontraba el universo. Tan pronto como aquellos fotones fueron libres de viajar sin ataduras, impregnaron el espacio en todas las direcciones.

Hoy, esos fotones fruto del paso del tiempo son una huella detectable en la banda de las microondas y una señal que está en todas partes. Una señal de aquella destrucción que se ha ido enfriando progresivamente hasta una temperatura de unos 2.7 K.

Una de las hipótesis más controvertidas del actual modelo cosmológico es que para que el universo sea tal y como lo vemos, tuvo que existir una época primigenia en la cual la expansión del universo era muchísimo más acelerada de lo que vemos en la actualidad. Esta época se conoce como periodo inflacionario o inflación cósmica.

La inflación es la propuesta a la resolución del llamado problema del horizonte. Consiste básicamente en ser capaces de entender por qué el universo es tan homogéneo cuando no ha dado tiempo en 13700 millones de años a que se establezca el equilibrio térmico por el simple motivo de que hay regiones separadas entre sí distancias mucho mayores a 13700 millones de años.

La distribución del fondo cósmico de microondas es tan homogéneo (alcanza valores muy similares de temperatura en cada punto) e isótropo (no podemos distinguir direcciones privilegiadas) que nos lleva a pensar que en el universo se ha puesto de acuerdo para alcanzar valores similares en cada punto, contradiciendo el hecho de que ninguna interacción pueda viajar más rápido que la luz.

Para resolver este problema, Alan Guth y Andrei Linde plantearon la inflación cósmica. Se trata de suponer que por un tiempo, la expansión del universo fue extremadamente superior a lo que vemos hoy en día. Tanto, que incluso se alcanzaron velocidades superlumínicas en aquellos instantes.

Uno de los experimentos que analizan el fondo de microondas es precisamente el telescopio BICEP2, que estuvo analizando el cielo hasta 2012 y ayer publicaron el descubrimiento que sería la primera evidencia directa de la inflación del universo. BICEP2 ha descubierto modos B producidos por ondas gravitacionales primordiales. Veámoslo un poco más en detalle.

La radiación de fondo de microondas es una señal extremadamente tenue. Esto, unido a que estamos en un planeta cuya atmósfera posee grandes cantidades de agua, que atenúa bastante las microondas, dificulta enormemente la observación y estudio del fondo cósmico.

Por esta razón los experimentos que tratan de analizar esto se van a los lugares más secos del planeta, y la Antártida, por chocante que pueda parecer, es el desierto más árido del mundo. Es por tanto el lugar ideal para emplazar un experimento de estas características.

¿Cómo podemos sacar información del fondo cósmico, que nos desvele lo que ocurrió en aquella época? El fondo cósmico es una radiación electromagnética que impregna todo el universo. Como cualquier radiación electromagnética, consiste en un campo eléctromagnético que oscila, aunque en ocasiones nos resulta más útil referirnos a estas oscilaciones hablando simplemente de fotones.

Estas ondas electromagnéticas podrán tener un sentido de oscilación aleatorio, sin ninguna dirección en particular, o estar polarizadas. La polarización electromagnética es un fenómeno físico que hace que los campos eléctrico y magnético de una onda que oscilan de una determinada manera sean privilegiados, impidiendo o dificultando la propagación de otras señales cuya oscilación es diferente.

En esta imagen por ejemplo tendríamos un grupo de ondas cuyo campo eléctrico oscila cado una en un plano diferente, pero cuando llega al polarizador horizontal, éste solo permite el paso de una determinada forma de oscilación, con lo que a la salida, solo nos queda ésta.

Pues bien, hay ciertos fenómenos que son capaces de polarizar una radiación como la de la radiación de fondo de microondas y además, hemos podido comprobar que efectivamente el fondo de microondas tiene una determinada polarización.

Las dos maneras en las que encontramos esta polarización se llaman Modos E y Modos B. Los modos E surgen por la dispersión Thomson dentro del plasma primordial del que emanó el fondo de microondas.

Para explicar este fenómeno, imaginemos una superficie reflectante como por ejemplo un espejo. La luz incide y choca contra un electrón de los átomos del espejo. El electrón absorbe dicho fotón y como ha ganado energía, oscila pero rápidamente vuelve a emitir este exceso de energía, en forma de otro fotón con la misma frecuencia pero esta vez el plano de oscilación ha cambiado, de acuerdo con el que adquirió el electrón. Esto se llama polarización por reflexión y es parecido a la dispersión de Thomson. La luz incidente es dispersada con la misma frecuencia, pero con una forma de oscilar privilegiada. Esto fue ya observado en el año 2013 en el South Pole Telescope.

El otro tipo de polarización son los modos B, cuya detección es extremadamente difícil porque se confunden con el ruido. Los modos B se producen o bien debido a modos E que nos llegan desviados por una lente gravitacional o bien, los modos B primordiales, surgidos de ondas gravitacionales fruto de la inflación cósmica.

Aquí está el quid de la cuestión. Ya se encontraron modos B fruto de lentes gravitacionales, pero esta es la primera vez que se descubren modos B que de forma concluyente son debidos a ondas gravitacionales durante la inflación del universo. Y es aquí donde tenemos una evidencia casi directa de la inflación del universo y de las ondas gravitacionales primordiales, las ondas gravitacionales emitidas en aquellos instantes.

Cabe destacar que BICEP2 no ha descubierto las ondas gravitacionales, porque ya las hemos detectado con otros experimentos desde hace décadas. La relevancia física de este hallazgo es que, por un lado, la inflación del universo recibe un espaldarazo muy grande. Es decir, se nos indica que vamos en la dirección adecuada. No podemos afirmar que este sea el argumento definitivo en la consolidación de la inflación pero sí una prueba muy importante, lo suficiente como para descorchar botellas :)

Referencias de interés:
- BICEP2 I: DETECTION OF B-mode POLARIZATION AT DEGREE ANGULAR SCALES (pre-print).
- Official AskScience inflation announcement discussion thread, en Reddit.
- BICEP-2 has announced a 5.9-sigma detection of gravitational waves giving r = 0.2. This is considered the “smoking gun” evidence for inflation., en Reddit.
- La inflación cósmica y las anisotropías en la polarización del fondo cósmico de microondas, en Naukas.
- Un poco de sal a la observación de BICEP2, en Naukas.
- ¿Qué es la radiación de fondo de microondas? en Conexión Causal.
- How gravitational waves work? (Infographic), en Space.com.
- http://www.bbc.co.uk/news/science-environment-26605974, en BBC.
- Landmark Discovery: New Results Provide Direct Evidence for Cosmic Inflation, en Universe Today.
- Telescope captures view of gravitational waves, en Nature.

Share

COSMOS 2014: Antes todo esto era Sagan

Publicado el Miércoles, 12 de marzo de 2014 por MiGUi en Opinión
votar

Sí, yo también voy a hablar del primer episodio de COSMOS: A Spacetime Odyssey, presentado por el gran Neil deGrasse Tyson y que se estrenó este pasado fin de semana.
No lo puedo negar, soy fácil de emocionar. Tampoco  me gusta dejarme llevar en exceso por la emoción, pero debo reconocerlo. El primer capítulo de COSMOS me encantó Me hizo pasar tres cuartos de hora muy emocionantes a pesar de que terminé el programa sin haber aprendido nada que no supiera ya. ¿Y eso qué importa? Quizá me senté ya al asiento siendo consciente de que COSMOS no viene a enseñar nada a científicos o a estudiantes de ciencia. Quizá porque no tenía prejuicios al respecto y sobre todo, porque no esperaba ver la segunda venida de Sagan. No entiendo la plétora de críticas porque este primer episodio no haya emocionado tanto a la gente como cuando vieron a Sagan entonces. Quizá es que antes de sentarte a verlo tienes que limpiarte las gafas de prejuicios.

El mayor problema que tiene COSMOS es que es COSMOS. Y eso no es posible. Por la misma razón por la que mi tortilla de patatas no sabe tan bien como la que hace mi madre. Porque lo que vivíamos cuando éramos unos enanos delante de la pantalla viendo al señor que a mi siempre me recordaba a Nino Bravo hablar sobre los misterios del universo nos dejaba boquiabiertos era una primera vez, era la primera aventura, era el descubrimiento, la fascinación, la curiosidad saciada.

Para todos los que fuimos culos inquietos del conocimiento y devorábamos material científico desde pequeños, COSMOS de Sagan era como un banquete. Y claro, guardamos recuerdos tan alucinantes que luego ocurre lo que siempre pasa con lo de “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Y es que lo acabamos mitificando y Sagan acabó convertido en el Jesus de internet como le llaman en Reddit.

No me gusta el culto excesivo ni la mitificación de nadie, y Sagan es un ejemplo a seguir en muchísimas cosas, alguien al que mirar cuando piensas en divulgar la ciencia y pensar lo genial que es poder transmitir lo que él transmitía con esa humildad propia de un genio.

El lunes (yo lo vi al día siguiente) no fui a ver la segunda venida de Sagan desde el otro mundo. Porque no hay. En su lugar, tenemos a uno de sus sucesores, un excelente comunicador de ciencia como es Tyson invitando a todos esos jóvenes que hay hoy en día con una mente ansiosa de conocimientos y de saber a sentarse y disfrutar. A alimentar y a saciar en parte esa necesidad de conocer y experimentar.

Es a ellos a quienes COSMOS tiene que maravillar, no a un científico, no a alguien resabiado con el paso de tiempo. No deberíamos analizar COSMOS como si  estuviéramos en una convención de frikis abriendo un ejemplar único y oliendo sus tapas.  No podemos dejar de lado lo más importante que tiene COSMOS y que Tyson dice en varias ocasiones a lo largo del capítulo primero: la ciencia es una inmensa colaboración entre toda la humanidad, a la que ha contribuido gente como Giordano Bruno que ni siquiera era científico, pero que tuvo la capacidad de ver un poco más allá que el resto, dejando los prejuicios de lado y abrazando una visión superior, sometiéndose luego a la dura evaluación experimental por parte del resto.

COSMOS ha venido ahora en un 2014 donde todo el mundo tiene accesible todo el conocimiento humano desde la palma de tu mano a enseñarnos a fascinarnos de nuevo por el mundo que nos rodea. A pisar el freno y pararnos a pensar un poco en que estamos rodeados de un mundo increíble y que la ciencia, en su breve existencia, ha conseguido dar pasos inimaginables para ayudar a completar nuestra visión del mundo y perpetuarla para el futuro.

COSMOS de Tyson es un tributo a la fascinación de un niño que sueña, como Bruno, con volar entre estrellas y planetas. Deja de lado tus prejuicios y disfruta de lo que te han venido a contar. Sagan no va a volver, su testigo fue cedido y por fortuna para todos, a alguien muy digno para esa tarea.

Share

Por qué triunfa la pseudociencia

Publicado el Sábado, 18 de enero de 2014 por MiGUi en Pensamiento Científico
etiquetas: , , , , , ,
votar

Una de las cosas que más me maravilla del mundo actual es que tenemos a nuestra disposición todo el compendio del conocimiento humano al alcance de nuestra mano y casi de forma instantánea. No nos paramos a pensar en ello porque para nosotros es natural, pero es fascinante el momento histórico en el que vivimos. Todo lo que queramos saber puede estar a nuestro alcance en cuestión de segundos o minutos. Paradójicamente, cuanto más sencillo resulta acceder a todo el conocimiento humano, menos valor se le da o menos interés suscita.

Pensadlo bien: el único límite a nuestra cultura personal a día de hoy es el tiempo que le dediquemos a ello. Nada más. Y eso es maravilloso. Sin embargo, en este contexto de acceso a la información a golpe de click, nos encontramos con que mientras la ciencia explora limites inimaginables, proliferan creencias místicas, proliferan los vendedores de productos milagrosos, crecen los gurús de lo mágico, etcétera. Hay quien todavía se empeña en cubrir de oscuridad cosas que están o deberían estar meridianamente claras. Y lo peor de todo, es que su discurso triunfa.

Su discurso triunfa porque está diseñado meticulosamente para hacerlo, valiéndose de las mismas reglas que la publicidad (aún sin querer vendernos algo tangible). Nos ofrecen esperanza. Nos ofrecen rapidez, inmediatez. Nos ofrecen aquello que otros nos niegan. Y como seres tozudos que somos, abrazamos cualquier alternativa posible al “no” siempre que el “tal vez” nos parezca lo suficientemente válido. Aquí es donde entra en juego la mercadotecnia. La pseudociencia necesita articular un discurso que suene científico para poder acceder a sus víctimas desde una perspectiva superior: la de la autoridad.

El argumentum ad verecundiam. Esta falacia es ¿cómo voy a negar lo que dice el señor ese sonriente que es doctor y listísimo? También me sirve el “avalado por miles de estudios”. Son argumentos de autoridad. Se trata de aturdir a la gente con datos. Y como nadie quiere parecer tonto, simplemente tragan. “huy sí, esto que dice este señor es muy lógico”.

Una vez se ha establecido la pseudoverdad científica o sembrado la duda razonable hay que intentar desprestigiar a la ciencia para poder conseguir nuevamente un puesto desde el que declamar con mayor autoridad. Es aquí cuando viene el discurso de “la ciencia no lo sabe todo”, “la ciencia es dogmática”, “los científicos son cabezas cuadradas”, “la ciencia no reconoce sus errores” o mi favorito “hace 100 años nadie creía que pudiéramos volar”.

Es mi favorito porque pretenden comparar la patraña de turno que les han vendido con el hecho de que la tecnología no estuviera lo bastante madura, o con el hecho de que la ciencia es un libro que se escribe continuamente y lleno de tachones.

La ciencia tiene tachones porque se revisa constantemente y gracias a esa revisión funciona. Hay quien confunde esto con que la ciencia tiene razón hasta que se equivoca. En realidad como mucho, se acota lo conocido o se descubren nuevos datos que desmienten hipótesis. Pero las teorías científicas no son falsas de un día para otro.

Que la relatividad lleve 100 años entre nosotros no significa que un arquitecto tenga que calcular el estrés de una viga utilizando mecánica relativista. En este paso, también usan otra de mis favoritas: “antiguamente el pescado azul era malísimo y ahora buenísimo, a ver si se aclaran”. La medicina dentro de la ciencia es susceptible de este tipo de cosas porque es una ciencia esencialmente experimental y fenomenológica. Es tan extremadamente complicada que no se pueden enunciar leyes matemáticas y al no poder controlar absolutamente todo, hay posibilidad de correcciones que puedan suponer cambios drásticos en algunas cosas (en muchos casos, minucias). Obviamente no en todo. El conocimiento es acumulativo y lo que se prueba y se demuestra, seguirá siendo válido dentro de 100 años aunque cambien los nombres de las cosas. Porque lo que hoy es verdad y se ha demostrado verdad de forma objetiva lo seguirá siendo, y si otra teoría nueva viene, tendrá que explicar eso que sabemos que es verdad.

La ciencia no es infalible ni todopoderosa. Pero es la mejor herramienta que tenemos para descubrir el mundo. A la vista está que en el momento en el que los grilletes y la opresión desaparecieron en gran medida, la humanidad experimentó unos avances espectaculares gracias a la ciencia. ¿Hoy tus hijos no se mueren con 2 años de diarrea? Agradéceselo a la ciencia. ¿Tu esperanza de vida son 80 años? Agradéceselo a la ciencia. No hay milagros aquí. Conocimiento puro y duro en movimiento. Si la ciencia funciona es precisamente por su afán de revisarlo. Si usted duda de algo que los científicos dan por hecho no se preocupe, se le monta el experimento y se le demuestra. Los científicos no redescubren todo para poder avanzar, avanzan a hombros de gigantes que ya hicieron ese trabajo y muy bien, en el pasado. Pero podemos volver atrás y recuperarlo en todo momento.

La ciencia es abierta y da respuestas a todo el que las quiera. A veces no son las respuestas que uno quiere escuchar. Pero la ciencia no puede ser dogmática porque nace del escepticismo y de la curiosidad por conocer. El formalismo científico, a veces confundido con dogmatismo, es necesario para que el trabajo sirva en el futuro. Es la manera de proceder y hacer las cosas en ciencia. Es lo que hace que no venga el primer iluminado con su máquina que crea energía y le hagan caso.

Para poder inocular el veneno pseudocientífico hay por tanto que menospreciar todo esto y convencer al público de que la ciencia es interesada, elitista, oscura y cerrada a sus propios intereses. Entonces el oyente empatiza con este discurso al sentirse parte de una conspiración especial “yo soy más listo que los demás porque me entero de que hay una conspiración y los otros son unos borregos que no se enteran”. Perfecto. Ya tenemos al comprador de la pseudociencia de turno. Totalmente convencido. Además, como ha sido convenientemente alimentado con datos de todo tipo, aunque sean basura, será capaz de reproducirlos con bastante exactitud, porque él también quiere ser listo. Por supuesto, al ser parte de un club especial hay que intentar venderlo a nuestro entorno. Familia, amigos. Pronto conocerán las bondades de X cosa o las maldades de Y aparato gracias a esta nueva información que yo sé porque me lo ha dicho el tío sonriente de la bata, que es muy listo. Y es así cuando yo me convierto en una célula inoculada que servirá para expandir la enfermedad.

Por supuesto los argumentos esgrimidos no tienen ni pies ni cabeza y son extremadamente fáciles de desmontar. Pero lo mejor de todo es que no importa. Todos ganamos discusiones en la ducha. Pero ante un grupo de personas convencidas de lo contrario, imponer la opinión a base de argumentos lógicos es una tarea ardua y extremadamente difícil. Decía Descartes “la razón es el bien mejor repartido porque nadie cree tener poca”. Y lo siento amigo, tengo una mala noticia, te va a costar broncas y más broncas convencer a estos nuevos iluminados de que les han tomado el pelo. Porque jode mucho pasar de “soy especial” a “he sido víctima de un engaño”. O lo que es peor, puede que se hayan convertido en proselitistas del nuevo milagro y entonces te acorralen esgrimiendo las falacias anteriores intentando dejarte de tonto. Piensa una cosa: alguien que acepta una falacia como un argumento no puede ser derrotado mediante argumentación lógica, porque trabaja mediante otras reglas. Es exactamente la misma razón por la que no se puede convencer a un fanático religioso. No atienden a razones, y punto. Simplemente hay que hacer tambalear un poco el frágil castillo y esperar a la decepción, que llegará, y estar ahí con el “te lo dije” preparado.

La mayoría de las pseudociencias ganan porque venden cosas inocuas o que no hacen daño, venden discursos felices o promesas de felicidad. Hace un par de días me llegó este artículo a Facebook y estuve comentando con mis amigos. “No son como nos lo contaron“. Se refiere a los bebés, por cierto. Es un claro ejemplo de un artículo pseudocientífico, amarillista y lleno de inexactitudes que cumple todo lo anteriormente afirmado. Pero como es bonito y tierno, triunfa.

Mi perla favorita es “Ninguna otra especie desconoce y putea tanto a sus propias crías.” Esta patochada sin ir más lejos se termina viendo a un hámster devorar a sus crías tan ricamente. Pero oye, debo reconocer que es todo tan bonito y tierno que hasta yo lo compraría. Si no fuera porque es un timo apestoso. No pasa nada, no te venden nada, salvo una chorrada a la hora de criar a tu bebé. Es inocuo y la gente dirá “no pasa nada, como es bonito, lo acepto”. Y tan felices.


La paranoia con las antenas de telecomunicaciones es un ejemplo claro de esto. Le inoculan el miedo para que malnacidos como Geosanix se lucren con esto. No existen evidencias científicas de que la radiación no ionizante de baja potencia tenga efectos perjudiciales de ninguna clase. Por alguna extraña razón, los fans de esta teoría conspirativa creen que los ingenieros que desarrollan los terminales móviles son tan sumamente idiotas como para ignorar el presunto riesgo mortal que estos aparatos entrañan hasta el punto de usarlos ellos mismos y dejar que su propia familia los utilice. Porque claro, todos esos millones de trabajadores forman parte de un complot mundial. Por supuesto.

Ante este tipo de cosas nunca puedes pedir las fuentes de esas afirmaciones porque el que las cree no está en condiciones de comprenderlas ni tampoco de comprender tu explicación acerca de por qué es una tontería soberana eso que dice. Así que la estrategia en este caso está en el ejemplo obvio. Ah, que resulta que eres alérgico a las ondas electromagnéticas. Pero bien que sales a la calle a que te dé el sol llamas a la radio con el teléfono y atiendes a la tele para decirle lo malas malísimas, por supuesto, envuelto en un turbante como si fueras una momia porque es bien conocido que una sábana es el método de protegerse de las ondas electromagnéticas y del monstruo del armario que te quiere comer por la noche. Faltaría más.

Igual pasa con la homeopatía “como es un placebo, no hace nada, así que no importa”. En realidad estamos diciendo que como somos idiotas necesitamos que el médico nos trate como tales y nos engañe. Y yo creo que lo primero que debería hacer un médico es ser honesto con su paciente y si su paciente es un histérico que te monta un pollo porque no le das jarabe para su bebé porque está muy malito, en lugar de recetarle agua carísima convendría hacer un poco más de docencia y educar al señor paciente a ser mejor padre. Aunque esto pueda caer fuera de las competencias del profesional, lamentablemente.

Lo malo es que cuando abrimos la puerta a este tipo de cosas acaba habiendo desalmados que dicen que la metástasis es una chorradilla que se cura con unas hierbas, se me abren las carnes y me dan ganas de encerrarlos y tirar la llave por jugar de esa forma y hacer un negocio tan sucio y rastrero con las esperanzas de la gente en situaciones tan límite. Nunca podré aceptar que otras personas se lucren con el sufrimiento ajeno. Y si lo pensáis, no hay mucha diferencia entre este caso y el otro. Solo que en uno parece que es aceptable y no. No podemos aceptarlo. Nunca podemos aceptar la estafa como un método legítimo para conseguir “un bien mayor”. Los defensores de la homeopatía dicen que las farmacéuticas son malvadas y se lucran vendiendo pastillas. Esta estupidez es tan sumamente divertida cuando les haces ver que las farmacéuticas están entusiasmadas de vender agua con azúcar a precio de oro, que su cara es impagable. Pero por desgracia, si compras ese tipo de pastillas estás dándole alas a los desalmados como los del enlace. No podemos, por responsabilidad, contribuir.

A lo largo de este artículo he mencionado casos que a muchos les sonarán, de pseudociencias varias. Todas siguen el mismo esquema, han sido cortadas por el mismo patrón y adolecen de las mismas flaquezas. Pero siguen triunfando. Porque tienen un acceso mucho más rápido y fácil que la voz de la sensatez. Porque la gente está ansiosa por comprar, ávida por aceptar esa futil promesa, con tal de que se cumplan sus esperanzas. Por eso no debemos permitirlo y debemos seguir señalándolo y acorralándoles, porque es la única manera de que los estafadores no se salgan con la suya. Es la única manera de que el discurso racional se imponga a los vendedores de supercherías. Y por eso nunca hay que dejarlo de lado. Porque para que ellos triunfen solo hace falta que los demás nos quedemos callados.

Y ya he estado callado demasiado tiempo.

Share

Los inexistentes grados Kelvin y grados Richter

Publicado el Martes, 29 de mayo de 2012 por MiGUi en Física
etiquetas: , ,
votar

Es muy habitual ponerle el cerito de grado al lado de la K de Kelvin o decir que los terremotos tienen una intensidad de nosecuantos grados en la escala de Richter.

Pues bien, ambos son ejemplos del uso incorrecto de las unidades porque los Kelvin no son grados ni tampoco lo son los valores de la escala de Richter.

La escala Celsius que define los grados centígrados (aunque lo de centígrados ya se considera obsoleto y se debe decir Celsius) se establece de forma arbitraria dividiendo en 100 partes iguales la temperatura que va desde el punto de fusión del agua a 1 atmósfera (es decir, el momento en que el agua sólida está en equilibrio con el agua líquida) hasta el punto de ebullición a 1 atmósfera (momento en el cual el equilibrio se da entre la fase líquida y la fase gaseosa). Estos dos valores fijan los dos límites para definir la escala y se dividen en 100 partes iguales.

Cada grado es un 1% de la distancia entre ambos valores de temperatura. Por cierto, la razón de que el porcentaje de alcohol en volumen en las bebidas alcohólicas se mida en grados es justamente que se trata de un porcentaje. Y si acudimos a la definición de grado veremos que una de las acepciones de la palabra hace referencia a una escala porcentual.

Los Kelvin por contra, no se definen entre dos valores arbitrarios. El valor 0 K se establece como la menor temperatura posible, definida además por el tercer principio de la termodinámica como el  punto en el cual la entropía de una red cristalina perfecta es 0 a dicha temperatura. Es la unidad escogida en el Sistema Internacional de Unidades para la temperatura absoluta.

Lord Kelvin definió la escala partiendo de la base de la escala Celsius y por eso el “tamaño” de un kelvin es igual al de un grado Celsius. Para ello, se calcularon los valores de referencia de la escala Celsius en Kelvin. Pero la diferencia fundamental es que la escala Kelvin es una escala de temperaturas absoluta. No depende de definiciones arbitrarias o de elegir una sustancia concreta y establecer unas condiciones termodinámicas particulares para hacer la definición. Simplemente se define su principio y ya está. Pero no es una graduación porcentual. Por eso, aunque es cierto que en el pasado se llamaba “grado Kelvin” en la actualidad se considera incorrecto.

Otra escala que suele confundirse erróneamente con una escala graduada es la escala sismológica de Richter.

Richter quería tener una escala capaz de diferenciar terremotos poco intensos de otros mucho más intensos. Es una escala de magnitud, porque nos da idea del orden de magnitud que tiene la energía que se libera en un terremoto. Por eso la escala Richter es logarítmica. La definición y los detalles podéis verlos en la Wikipedia.

Como podréis apreciar, no se establece un valor 0, un valor 10 y se divide en partes iguales. Toda la escala va dada en términos de la magnitud que tiene la energía que se ha liberado. Por tanto, la expresión correcta sería: “este terremoto ha alcanzado una magnitud de 8.3 en la escala de Richter” y no “este terremoto ha alcanzado 8.3 grados en la escala de Richter”.

El “truco” para recordar si una escala está graduada o no es acudir precisamente a la idea intuitiva de graduación donde se eligen dos puntos y se dividen en 100 partes iguales. Cualquier escala que no se defina manifiestamente de este modo, no es graduada y por tanto no es correcto hablar de grados en ese caso.

Share

Por no mirar hacia otro lado

Publicado el Domingo, 18 de marzo de 2012 por MiGUi en Pensamiento Científico
etiquetas:
votar

Con el tiempo, todo aquel que escribe u opina algo abiertamente contra ciertas corrientes, acaba recibiendo críticas recurrentes que casi todas son iguales. Yo, y muchos otros, que llevamos años alzando la voz para criticar la creciente oleada de misticismo y brujería que se vive en el primer mundo, estamos habituados a ese tipo de discurso a modo de una especie de contrarréplica o queja sorda ante la falta de otros argumentos mejores.

Desde el “ya están los de siempre dando la tabarra en su cruzada antimagufa” hasta otros más divertidos, como los que te acusan de pertenecer a un cierto lobby o buscar beneficiar a una determinada industria. Son esquemas calcados que se repiten una y otra vez hasta la saciedad. Cuando todo el mundo corre en círculos con los brazos en alto aquel que no lo hace está loco de remate o simplemente tiene intereses ocultos que no quiere decir.

Lo cierto es que el escepticismo en la red es creciente, pasa por un buen momento. Y claro, eso no puede pasar nunca desapercibido. Toda causa acaba teniendo sus apoyos y sus detractores. Y como tenemos la fea costumbre de poner el dedo en la llaga o de sacudir el avispero es normal que la sangre parezca que llega al río.

Y yo me pregunto. ¿Qué debemos hacer, callarnos? A mí personalmente no me parece ético callarme cuando veo algo injusto como puede ser una estafa o un intento de estafa. Tampoco me callaré si veo que se sacan las cosas de quicio siguiendo ciertas corrientes mediáticas. Es que parece mentira que en el siglo de la información universal y fácilmente accesible proliferen de la manera en que lo hacen toda esa colección de farsantes vendedores de milagros.

Como dice el bueno de Neil de Grasse Tyson, lo bueno que tiene la ciencia es que no hace falta que creas o no en ella para ser cierto lo que dice. Claro, sostener este tipo de afirmaciones te implica ser un fanático “pro-ciencia”, te obliga a ser un interesado partidista que defiende los dogmas científicos en una especie de corporativismo porque a la “comunidad científica” no le interesa que se sepan ciertas verdades. Verdades que no escapan por supuesto a los ojos de esos individuos que afirman tales extremos aunque luego nunca lleguen a probar absolutamente nada.
leer más »

Share

votar
Comentarios desactivados

Hoy voy a tratar un tema relacionado con una de mis aficiones, la fotografía, pero desde un punto de vista físico.

Sleeping kitten by Miguel Rodríguez Lago (migui) on 500px.com
leer más »

Share

Y si al final solo era un cable

Publicado el Jueves, 23 de febrero de 2012 por MiGUi en Opinión
etiquetas: ,
votar

Ayer saltaba la noticia en Science Insider a modo de breve nota  de la que rápidamente se hacía eco Francis (que ha ido extendiendo la nota y os recomiendo leer su explicación) donde se cuenta que el error en la medida que hacía “parecer” superlumínicos a los neutrinos del experimento de Gran Sasso se debería a un fallo en una conexión de fibra óptica entre uno de los equipos GPS y un ordenador. Las fuentes parecen ser el propio experimento pero todo lo que hay se basa en esta inicial así que igual que se pedía cautela ante el paper y la conferencia, ahora no va a ser menos.

Bueno, primero unos cuantos artículos relacionados  que han comentado la noticia:

OPERA: GPS mistake found, neutrinos slower than light again. Luboš Motl.
Faster-than-light neutrinos explained? Kelly Oakes para Scientific American.
Superluminal Neutrino Result Caused by Faulty Connection? Caleb A. Scharf para Scientific American.
OPERA in question, por Matt Strassler.

Y a la espera de que haya más confirmaciones quisiera compartir con vosotros una pequeña reflexión.

Cuando fui publicando los distintos post sobre OPERA,

  1. Los neutrinos superlumínicos del OPERA/CNGS del CERN, 23 de septiembre
  2. Neutrinos zurdos, oscilantes e incluso estériles, 26 de septiembre.
  3. Cargarse la relatividad no es tan simple, 29 de septiembre.
  4. Lo que se habla en las altas esferas de la física sobre los neutrinos de OPERA, 3 de octubre.
  5. ICARUS el experimento gemelo de OPERA “descarta” los neutrinos superlumínicos, 19 de octubre.
  6. OPERA repite el experimento y parece confirmar los resultados iniciales

quise trasladar la cautela que se pedía desde la propia organización y la insistencia y confianza de casi la práctica totalidad de la comunidad científica de que el asunto se limitaba a encontrar donde estaba el error. leer más »

Share