Un paso más en la clonación

Publicado el Miércoles, 21 de noviembre de 2007 por MiGUi en Biología
etiquetas: , ,
votar
Comentarios desactivados

Traducido de un artículo publicado en Science:


Los científicos han conseguido reprogramar células de piel humana en células que se parecen y actúan como células stem embrionarias. La técnica hace posible que se generen células stem específicas de cada paciente para estudiar o tratar enfermedades sin tener que usar embriones u ovocitos, pudiendo así saltarse los debates éticos que abundan en el campo. “Es como un terremoto para la ciencia y para la política de la investigación de células stem”, dice Jesse Reynolds, analista del Center for Genetics and Society en Oakland, California.

El trabajo se basa en un estudio publicado el pasado año por Shinya Yamanaka de la Universidad de Kyoto en Japón, el cual muestra que células de la cola de ratón pueden ser transformadas en células similares a las embrionarias mediante inserción de cuatro genes. Esos genes son desactivados generalmente antes de la diferenciación de las células embrionarias en diversos tipos celulares. En junio de este año, Yamanaka y otro grupo mostraron que las células eran realmente pluripotenciales, lo que significa que tienen la capacidad de desarrollarse como cualquier tejido del cuerpo.

Ahora la carrera para repetir esta hazaña en células humanas ha acabado en empate: Dos grupos han reprogramado células de piel humana hacia la formación de las llamadas células pluripotenciales inducidas (iPC’s). En un paper publicado online en la revista Cell, Yamanaka y sus colaboradores muestran que su técnica en ratones funciona también con células humanas. En un paper publicado online en Science, James Thomson de la Universidad de Wisconsin, Madison, y sus colaboradores informaron del éxito de la reprogramación de células humanas, de nuevo insertando cuatro genes, dos de los cuales diferían de los usados por Yamanaka.

En el nuevo trabajo, Yamanaka y sus colaboradores usaron un retrovirus para incluir en las células adultas los mismos cuatro genes que habían utilizado previamente para reprogramar las células de ratón: OCT3/4, SOX2, KLF4 y c-MYC. Reprogramaron células tomadas de la región facial de una mujer de 36 años y del tejido conectivo de un hombre de 69 años. Se generó aproximadamente una línea de células iPC por cada 5000 células tratadas con esta técnica, una eficiencia que les permitió producir varias lineas celulares a partir de cada experimento.

El equipo de Thomson empezó desde cero, identificando su propia lista de 14 genes candidatos a sufrir una reprogramación. Al igual que el grupo de Yamanaka, este equipo utilizó un proceso sistemático de eliminación para identificar cuatro factores: OCT3 y SOX2, como los usados por Yamanaka, y NANOG y LIN28. El grupo reprogramó células de la placenta y del prepucio de un neonato varón. Los investigadores fueron capaces de transformar aproximadamente 1 de cada 10000 células, menos de las que se consiguieron con la técnica de Yamanaka, explica Thomson, pero aún así son suficientes para generar varias líneas celulares a partir de un único experimento.

Aunque prometedoras, ambas técnicas comparten un lado negativo. Los retrovirus utilizados para insertar los genes pueden causar tumores en los tejidos originados por estas células. El siguiente paso, acordado por todos, es encontrar una forma de reprogramar las células activando los genes en lugar de insertar nuevas copias. El campo se mueve rápido hacia la meta, dice el investigador de células stem Douglas Melton de la Universidad de Harvard. “No es difícil imaginar una época en la que puedas añadir pequeñas moléculas que pinchen las mismas redes que esos genes” y producir células reprogramadas sin alteraciones genéticas, explica Melton.

Una vez que se hayan solucionado los impedimentos “todo el campo va a cambiar por completo”, dice el investigador de células stem Jose Cibelli de la Michigan State University en East Lansing. “Los que trabajan en temas éticos tendrán que buscar algo nuevo por lo que preocuparse.

Esta noticia es de gran interés en cuanto a que se da un gran paso en la utilización de técnicas de clonación. Una técnica muy conocida hoy en día es la transferencia nuclear, la cual implica, a grandes rasgos, una extracción nuclear de alguna célula embrionaria. Se han podido realizar una serie de modificaciones en el método para eliminar ciertas controversias éticas y morales, pero aún así no se ha eliminado el factor “embrión”.

Perfilando la técnica de Yamanaka y Thomson se puede llegar a una clonación de alta eficacia y sin utilizar embriones, lo cual evidentemente favorece a la parte científica de este conflicto. Esperemos que llegue a buen término. A Dios lo que es de Dios y a la Ciencia lo que es de la Ciencia.

NOTA: he preferido referirme a las células Stem como tal, sin traducirlas, ya que en inglés se utilizan los términos “stem cell” y “mother cell” para referirse a células troncales y células madre respectivamente. Nuestra traducción de stem cell como “célula madre” no es correcta del todo, ya que una célula madre es aquella que genera dos células hijas, independientemente del grado de diferenciación que tengan desarrollado.

Contribución de JWolf.

Share

Trackbacks/Pingbacks a esta entrada:

    Comentarios cerrados.