votar
Comentarios desactivados

Los astrónomos siempre han asumido que Urano tuvo que sufrir una colisión para acabar tumbado. Una nueva idea sugiere que esta peculiar disposición podría tener otra razón de ser.

Uno de los mayores misterios del Sistema Solar es por qué Urano está de costado en su órbita. Si el Sistema Solar se formó de la misma nube de gas y polvo en rotación, todos los cuerpos deberían rotar de la misma manera. Y de hecho, el eje de rotacion de Urano forma 97º con el plano del sistema solar (la eclíptica).

La explicación habitual es que Urano se vió involucrado en alguna clase de colisión interplanetaria con un protoplaneta del tamaño de la Tierra en los primeros días del Sistema Solar. Es una idea tentadora, pero tiene defectos. Por ejemplo, no explica por qué las órbitas de las lunas de Urano están también siguiendo esa orientación ni tampoco sus anillos.

Hoy, Gwenael Boue y Jacques Laskar del Observatoire de Paris en Francia han apuntado una nueva idea. Dicen que Urano se volcó al poco tiempo de formarse los planetas, cuando estaban migrando hacia las órbitas que hoy vemos. Dicen que la presencia de satélites alrededor de un planeta puede incrementar su ritmo de precesión, si había una inclinación inicial alta, de más de 17 grados. Este aumento podría ser hasta mil veces más grande si la masa y el radio de orbital del satélite tienen ciertos valores. Para Urano, esta luna necesita 0.01 veces su masa y que orbite a 50 veces su radio.

El problema es, por supuesto, que no hay tal luna. Su compañera más distante es Oberon, con una masa de la cienmilésima parte de la de Urano y orbitando a 23 veces su radio.

La idea de Boue y Laskar es que una vez Urano tuvo una luna así, lo que causó que el planeta se tumbara durante la migración a su actual órbita, pero que la Luna fue expulsada tras un encuentro cercano al final de la migración.

Para estudiar si esta idea es factible, simularon 10000 veces el proceso de la migración de un planeta gigante en un sistema solar temprano. Entonces descartaron todos los escenarios donde los planetas colisionaban o no acababan en la posición adecuada. Seleccionaron aquellos resultados en los que Urano tenía una inclinación mayor de 17 grados y rechazaron las simulaciones en las que Urano estuviese a menos de 50 veces su radio de otro planeta, porque esto abría expulsado a Oberon aparte de a la otra luna hipotética. Esto dejó 17 simulaciones.

Entonces, añadieron la luna adicional para ver qué efecto tendría sobre Urano y repitieron en cada uno de los 17 escenarios unas 100 veces. En 37 casos, la nueva Luna ayudó a Urano a tumbarse hacia un lado y acabó siendo eyectada por un encuentro cercano con otro gigante gaseoso.

Es un resultado interesante y no sólo por la inclinación: algunos modelos de formación de planetas predicen que Urano debería tener otra luna (algo parecida a la que Boue y Laskar proponen). Como consecuencia, esta idea tiene la propiedad elegante de explicar dos misterios al precio de uno, algo que nunca está de más en la ciencia.

Traducción libre de: Collision-Free Theory Explains Why Uranus Is Lying on Its Side en Technology Review.

Share

Trackbacks/Pingbacks a esta entrada:
  • Un modelo sin colisiones permite explicar por qué Urano está tan inclinado:

    [...] Un modelo sin colisiones permite explicar por qué Urano está tan inclinado [...]

  • Bitacoras.com:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Los astrónomos siempre han asumido que Urano tuvo que sufrir una colisión para acabar tumbado. Una nueva idea sugiere que esta peculiar disposición podría tener otra razón de ser. Uno de los mayores misterios del Sistema Sola…..