Por no mirar hacia otro lado

Publicado el Domingo, 18 de marzo de 2012 por MiGUi en Pensamiento Científico
etiquetas:
votar

Con el tiempo, todo aquel que escribe u opina algo abiertamente contra ciertas corrientes, acaba recibiendo críticas recurrentes que casi todas son iguales. Yo, y muchos otros, que llevamos años alzando la voz para criticar la creciente oleada de misticismo y brujería que se vive en el primer mundo, estamos habituados a ese tipo de discurso a modo de una especie de contrarréplica o queja sorda ante la falta de otros argumentos mejores.

Desde el “ya están los de siempre dando la tabarra en su cruzada antimagufa” hasta otros más divertidos, como los que te acusan de pertenecer a un cierto lobby o buscar beneficiar a una determinada industria. Son esquemas calcados que se repiten una y otra vez hasta la saciedad. Cuando todo el mundo corre en círculos con los brazos en alto aquel que no lo hace está loco de remate o simplemente tiene intereses ocultos que no quiere decir.

Lo cierto es que el escepticismo en la red es creciente, pasa por un buen momento. Y claro, eso no puede pasar nunca desapercibido. Toda causa acaba teniendo sus apoyos y sus detractores. Y como tenemos la fea costumbre de poner el dedo en la llaga o de sacudir el avispero es normal que la sangre parezca que llega al río.

Y yo me pregunto. ¿Qué debemos hacer, callarnos? A mí personalmente no me parece ético callarme cuando veo algo injusto como puede ser una estafa o un intento de estafa. Tampoco me callaré si veo que se sacan las cosas de quicio siguiendo ciertas corrientes mediáticas. Es que parece mentira que en el siglo de la información universal y fácilmente accesible proliferen de la manera en que lo hacen toda esa colección de farsantes vendedores de milagros.

Como dice el bueno de Neil de Grasse Tyson, lo bueno que tiene la ciencia es que no hace falta que creas o no en ella para ser cierto lo que dice. Claro, sostener este tipo de afirmaciones te implica ser un fanático “pro-ciencia”, te obliga a ser un interesado partidista que defiende los dogmas científicos en una especie de corporativismo porque a la “comunidad científica” no le interesa que se sepan ciertas verdades. Verdades que no escapan por supuesto a los ojos de esos individuos que afirman tales extremos aunque luego nunca lleguen a probar absolutamente nada.

Recuerdo cuando escribimos los posts sobre Sandro Rey, que aún colean, por recomendar tratamientos homeopáticos. Mucha gente dice ¡bah, por qué te metes con la homeopatía si al fin y al cabo son placebos! El problema debe ser ese. Que engañar está mal. Aunque a veces hay engaños peores que otros. Y si a alguien le dan un medicamento homeopático para las hemorroides, pues mira, éticamente no tiene mucha discusión. Lo malo es cuando pretenden salvarle la vida con este tipo de curas mágicas. Y lo mismo puede aplicarse al reiki, feng-shui y a muchas otras historias energéticas que son absolutos timos constatados, o la últimamente de moda “medicina cuántica”. Sí, suena pintoresco y hasta gracioso. Hasta que timan a alguien que te importa. Y como no queremos que eso pase hay que decirlo alto y claro.

¿Que quién soy yo para criticarles? ¿Que por qué me meto en esta especie de cruzada? Pues supongo que esta pregunta es la misma que se harán los que, cuando ven alguien pasándolo mal en la calle porque le están intentando robar, miran par otro lado. Porque es lo fácil ¿no? Pasa de todo y sigue a lo tuyo. Total timos va a haber siempre porque siempre va a haber pringados que caigan en ellos. Mejor lo dejamos y les permitimos que sigan lucrándose ilícitamente y que su mensaje siga vivo, por nuestra propia comodidad. Porque es cansado discutir y llevar la contraria.

Pues precisamente por eso hay que hacerlo. Y da igual, exactamente lo mismo, que te acusen de pertenecer a empresas con ciertos intereses por vender la moto. Cuando escribía sobre el desastre de Fukushima me acusaban de ser del lobby nuclear y al día siguiente del lobby renovable. Yo me lo tomaba a cachondeo, pero es verídico. Lo bueno de que esto sean chorradas es la libertad para debatir sobre lo que a uno le dé la real gana.

Y para seguir haciéndolo. Total ellos tienen su libertad de expresión garantizada desde el momento en que pueden abrir sus webs y difundir sus historias. Y yo seguiré haciendo lo mismo.

Por no mirar para otro lado.

“La brujería es la salsa que los idiotas vierten sobre el fracaso para ocultar el sabor de la incompetencia.” — Tyrion Lannister, Choque de Reyes.

Share

Trackbacks/Pingbacks a esta entrada:
  1. Dani dice:

    No puedo estar más de acuerdo. Otro debate es si se debe hacer de forma agresiva, llamando tontos a los tontos, o de forma más sutil, con la educación del pensamiento crítico… Que cada cual elija el estilo que le dé la gana, pero que no se calle.

    Gracias por tus reflexiones, Migui. Y suerte con la cruzada ;-)

  2. DarkSapiens dice:

    Buen artículo, MiGUi, muy de acuerdo con él…

    Y por cierto, en la frase: ” lo bueno que tiene la ciencia es que creas o no en ella para ser cierto lo que dice.” creo que te has comido alguna palabra ;)

    Saludos!

  3. Lain dice:

    Bueno, yo soy más de los de “educar en pensamiento crítico”, no te imaginas la cantidad de gente que considero “culta” que no son de ciencias y que tienen ideas preconcebidas muy “extrañas”, por decirlo de forma suave. Obviando a la gente que lo hace con ánimo de lucro y con afán de estafar (Esos hay que quemarlos en la hoguera como castigo ejemplar muahaha), creo que no consiste en ser agresivo (Salvo que hagan algo indebido). El peso de la tradición se nota y siempre habrá un grupo de gente que sean así, que creen en lo que hacen y a veces no van tan mal encaminados (Aunque haya alternativas mejores). Luego está la gente que siempre va a ser fanática (Cuidado, no necesariamente religiosa) y se les nota, se creen la conspiración más rara que te puedas imaginar antes que la explicación más sencilla. Es complicado el tema, a veces hay gente a la que es mejor no decirles nada y ser un poco más pragmáticos, prefiriendo no actuar mientras no “se les vaya la olla” (A falta de otra mejor opción; si la hay, obviamente no se les debería dejar). Para trastornos de índole mental (Dolor incluido a veces), a veces es mejor jugar con el efecto placebo pero, por ejemplo, en un cáncer, si se niegan a usar la convencional ahí si que habría que actuar.

    Yo no creo que tenga mucha idea de energía nuclear y no lo interpretes como “peloteo” pero fíjate, me parecía muy sensato lo que decías de que a falta de una alternativa mejor, habrá que seguir con las nucleares si nos gusta disfrutar de la tele o internet. Indirectamente has convencido a alguien que luego ha ido por ahí transmitiendo lo que escribías. Siempre habrá gente que esté dispuesta a leer y entender las cosas aunque no lo tengan del todo claro, gente que tenga una serie de prejuicios sobre un colectivo a la que se le puede al menos intentar explicar cómo es la ciencia y…. lo siento, un amplio colectivo de gente que no tiene remedio y que sería mejor que desaparecieran de los medios de comunicación.

    “Lo malo es cuando pretenden salvarle la vida con este tipo de curas mágicas”

    Eso es lo intolerable, estoy “muy” de acuerdo.

  4. Dani yo estoy mas con la educación del pensamiento!!!

  5. Sebb dice:

    Muy buena entrada, si señor! No suelo comentar porque siempre leo desde RSS, pero esta vez he superado la pereza :P

    Y es que son muy ciertas tus palabras. Es increible esa paradoja que mencionas, que en esta era de la información abunden más que nunca esa clase de estafas y encima que haya gente que las apoye como si fueran una religión o algo (que lo suyo tiene que ver por eso de que hay que creer en ellas para que funcionen ;)

    Un saludo!

  6. Estoy de acuerdo en ciertos puntos, pero la verdad es que la ciencia tampoco es muy fiable, ya que el ser humano va en un ciclo de “certezas” que con el tiempo cambian drasticamente. Además hay cosas paranormales que creo que son ciertas, porque bueno de hecho yo he vivido unas cuantas, y no me refiero a sanaciones y cosas como las que mencionan, sino de cosas raras que uno a veces experiementa. Así que a pesar de que la ciencia puede explicar muchas cosas, a veces esas explicaciones no son las verdaderas así se consideren solidas en ese momento y siempre hay algo que o puede explicar.

  7. tc dice:

    Me encanta este cómic. Aquí una viñeta en español que ilustra uno de los argumentos favoritos de los conspiranoicos.

    http://es.xkcd.com/strips/el-argumento-economico/