votar

Que el cambio climático es uno de los asuntos más mediáticos de la última década a nadie se le escapa. Cada poco aparecen encuestas acerca de qué preocupa más a la gente y el peso de la conciencia ecológica va ganando adeptos. Sin embargo y paradógicamente, cuanto más se habla, mayor es el desconocimiento de la mayoría acerca de un tema tan de actualidad como este. La intención de esta entrada no es otra que recopilar ciertas cosas que considero que todo el mundo debería conocer sobre este tema, desde el punto de vista del no experto.

La manera más usual de referirse al cambio climático es “calentamiento global” precisamente porque es una de las consecuencias o una de las observaciones más claras del propio cambio. Se basa en las mediciones de la temperatura media de la atmósfera y de la superficie del planeta evaluadas desde el pasado hasta el presente, donde claramente desde el inicio de la revolución industrial y tras la pequeña edad del hielo se puede encontrar una tendencia alcista como muestra el siguiente gráfico.

En él, se puede observar como efectivamente la variación de la temperatura media es positiva, lo cual quiere decir que se incrementa con el paso del tiempo. Y aquí es donde damos con el primer mito fruto del desconocimiento de lo que es un valor medio y lo que representa.

Que la temperatura media crezca no significa que la temperatura ascienda en esa cantidad en todas partes por igual ni de la misma manera.

El hecho de que sea una magnitud estadística es lo que puede inducir a error. Mucha gente escéptica del calentamiento global funda su desacuerdo en el hecho de que en invierno hace frío o pasan unos años con más nevadas de lo habitual, o la temporada de lluvias se prolonga, etcétera.

Veamos esto con un ejemplo sencillo en un caso extremo: en el desierto del Sahara la temperatura diurna puede alzarse hasta los 55ºC mientras que la nocturna puede llegar a los -30ºC. Esta diferencia hace que el valor medio no se parezca mucho a los extremos: la temperatura media de ese día es de 12.5ºC. Si al cabo de un año, ese mismo día la temperatura máxima es de 46ºC y la mínima es de -20ºC, la temperatura media es de 13ºC. Netamente, la temperatura media ha subido 0.5ºC pero la gente percibe que ha hecho menos calor de día.

Y cabe recordar que esto solo es un ejemplo de un día comparado con otro, y en un lugar concreto. Pero hablando a escala global puede ocurrir sin problema que de hecho en algunos lugares disminuya la temperatura media pero en otros aumente más y globalmente la tendencia siga siendo aumentar.

Por otro lado, podemos evaluar la influencia de la actividad solar. Algo que se ha debatido mucho sobre si los ciclos solares influyen sobre el clima. Las evidencias de que el aumento en la actividad solar estén relacionadas con una variación en la temperatura media terrestre son inconcluyentes. Estudios en contra de esta relación ya se han publicado (emulenews se hizo eco de esta noticia en su blog) y aunque es posible que pudiera tener alguna relación desde luego ni es la causa principal ni tiene el peso suficiente como para achacarlo a la actividad solar por encima de otras hipótesis como el factor antropogénico (la influencia humana sobre el clima).

¿Qué es lo que causa entonces el calentamiento global?

La radiación del Sol llega a la litosfera terrestre calentándola, y es la atmósfera la que retiene el calor. La atmósfera es una mezcla de gases siendo aproximadamente un 78% de nitrógeno un 21% de oxígeno y un 2% de otros gases, entre los cuales podemos destacar un  vapor de agua (en torno al 1%),  argon (0.97%) y un 0.05% de dióxido de carbono además de otros en menor proporción.

La retención del calor consiste en el llamado efecto invernadero. Aunque todos los cuerpos retienen una cierta cantidad de la energía que incide sobre ellos, algunos retienen más que otros. El balance neto entre la radiación solar que incide y la que es reflejada nos dice la cantidad de calor que es retenida dentro de la Tierra y es la que afecta en última instancia al clima. En concreto, los gases que más radiación infrarroja retienen son los que provocan este efecto.

Los gases de efecto invernadero más importantes son el agua, el dióxido de carbono, el metano y los óxidos de nitrógeno. Luego están los producidos por la industria como son los óxidos de nitrógeno y los CFC’s (que además de producir efecto invernadero destruyen la capa de ozono). Que el agua es un gas de efecto invernadero no debería resultar sorprendente ya que cualquiera habrá experimentado como en aquellos lugares más húmedos el calor se hace más insoportable a una misma temperatura que en otro lugar más seco, dificultando la sudoración entre otras cosas.

Pero a efectos de emisiones industriales, nos tenemos que centrar principalmente en el dióxido de carbono, los óxidos de nitrógeno, el metano y los CFC‘s. Aunque estos últimos han visto reducida con mucho su emisión desde que a partir de los años 70 el mundo se pusiera en serio a regular las emisiones de este tipo de gases que no se encuentran en la naturaleza y que por tanto su presencia en la atmósfera es plenamente achacable a la actividad humana.

El metano es fundamentalmente emitido por la industria ganadera que aporta anualmente del orden de 400 millones de toneladas de este gas a la atmósfera y en general por la descomposición de los residuos orgánicos. Y hay que tener en cuenta que cada tonelada de metano emitida a la atmósfera equivale a 23 toneladas de dióxido de carbono a efectos de calentamiento en los próximos 100 años. Sin embargo, el efecto del dióxido de carbono es mucho más prolongado. Mientras que el metano tiene impacto en los diez años subsiguientes a su emisión, el dióxido de carbono afecta durante un siglo. Se puede comprobar como en efecto han aumentado las emisiones de metano desde hace 5000 años, que concuerda con la época del comienzo de la agricultura.

Los clorofluorocarbonos o CFC‘s son un tipo de gases empleados fundamentalmente en aplicaciones de refrigeración como sustitutos no tóxicos de otros gases. Su inhalación por el hombre era totalmente inocua y esto evitaría intoxicaciones por fugas. Su inventor, el ingeniero Thomas Midgley nunca llegó a saber lo perjudiciales que eran para el medio ambiente.

El problema de los CFC’s es que atacan la capa de ozono. El ozono es una molécula que contiene tres átomos de oxígeno y que se encuentra en la atmósfera. Tiene la particularidad de que absorbe los rayos ultravioleta que proceden del Sol y por tanto nos sirve de filtro antirradiaciones. Sin el ozono en la atmósfera, habría miles de casos más decáncer de piel, ceguera y otras enfermedades.

Cuando la luz solar incide sobre una molécula de CFC, se libera un átomo de cloro. El cloro es un elemento muy reactivo y muy afín con el ozono, por lo que reacciona destruyendo la molécula de ozono como se ve en el diagrama siguiente:

Como vemos, al incidir la luz solar sobre la molécula de CFC, se crea otra de tipo CFC y se libera cloro, que destruye el ozono y al final vuelve a quedar un átomo de cloro libre para reaccionar. De esta manera una única molécula de CFC puede ocasionar la pérdida de 30.000 moléculas de ozono. Por eso controlar la emisión de este tipo de gases es tan importante y por eso desde los años 70 se reguló masivamente su emisión en todo el mundo.

El papel del ser humano en el cambio climático: la controversia sobre el factor antropogénico.

Partiendo de la base de que el clima no es estático sino que varía con el tiempo y además a intervalos aproximadamente regulares tal y como demuestran los núcleos de hielo extraídos en los polos y otras evidencias como los anillos de crecimiento de árboles fosilizados.

El único debate consiste en determinar la influencia del ser humano en este proceso natural.  Y para esto se creó en 1988 el Intergovernmental Panel on Climate Change por parte de la World Meteorological Organization y del United Nations Environmental Programme.  El objetivo del IPCC es recabar toda la información científica (sometida a revisión por pares) al respecto del cambio climático y prescindiciendo de intereses políticos o económicos, extraer conclusiones basadas y respaldadas en los datos. El IPCC ha publicado por el momento un total de cuatro informes, el último de los cuales es de 2007.

En los últimos dos años surgió una polémica muy fuerte que se acabó llamando “climategate” en la que unos científicos británicos manipularon presuntamente información que refuerza la tesis del calentamiento antropogénico dando a entender que las emisiones de dióxid de carbono son más perjudiciales de lo que realmente son. Este incidente afectó muy seriamente a la imagen y la credibilidad del IPCC y que fue aumentado al destaparse pocos días antes del comienzo de la Cumbre sobre el Cambio Climático que tuvo lugar en Copenaghe a finales de 2009.

Este incidente dió alas a los negacionistas del cambio climático alegando que los informes del  IPCC están manipulados y que eso demuestra que el factor antropogénico es poco menos que un invento de marketing muy bien meditado para hacer dinero gracias a la reducción de las emisiones, entre otras cosas.

¿Qué opina la comunidad científica?

Hay que insistir que, por mucho que sorprenda a la gente, no existe una “ciencia oficial” o una opinión que sea fruto del consenso porque la ciencia entiende de hechos contrastables y no de democracia. Por eso, cosas como que el senado de los EEUU juntase a 650 científicos contra la hipótesis antropogénica no tiene demasiado sentido, ya que el argumento de autoridad no tiene peso alguno. Lo que vale son los datos, y como los datos son controvertidos no se puede obtener una respuesta clara todavía.

Como hay demasiados intereses políticos y económicos en este tema, uno no puede saber hasta qué punto la opinión de un científico que comparece ante los políticos está suficientemente respaldada o no, y como no podemos saberlo, únicamente nos podemos fiar de lo que sabemos que funciona: el método científico, la revisión de pares y, en definitiva, la ciencia como tal.

Referencias

Share

Trackbacks/Pingbacks a esta entrada:
  1. paco dice:

    Hola, ¿podrías poner la fuente original de la gráfica de las temperaturas? He mirado en los enlaces, pero no la veo. También estaría bien que dijeras qué es cada color (serán distintas formas de medir directa o indirectamente la temperatura, pero no sé qué es cada una). En particular el negro, que parece hacer más dramático el aumento.

    ¡Ups! Me contesto (aunque no es la original): http://en.wikipedia.org/wiki/File:1000_Year_Temperature_Comparison.png

    En realidad cada color son datos de publicaciones distintas. Aunque sigo sin tener claro qué es el negro.

  2. Minkiu dice:

    Hola!

    Antetodo gracias por hacerme un poco menos ignorante :)

    Yo opino, que claramente el humano tiene culpa de esto ( como casi todos los males de la Tierra), es que sólo hace falta mirar los grafico, pero claro, despues está que no sean manipulados.

    Por otra parte, estoy deacuerdo con lo que el IPCC hizó de dramatizar la situación pues es la unica manera de que la gente se de cuenta de lo que ocurre, no es hasta que ya no hay solución o que estamos a punto de “joderla” que de repente todos a llorar ” Oh porque no hicimos nada bua bua..”, asi que por mí que sigan dramatizando, siempre y claro que no de a pie a que sanguijuelas se aprovechen de ello ( en plan malicioso).

    Pero claro, mientras el capitalismo exista al planeta Tierra le queda mucho por sufrir, pues vale que no es todo culpa de este pero las actividades que este genera o que en gran parte se sustenta atacan directamente a la Tierra.

    Bueno es sólo mi opinión.

    Saludos!

  3. Ontureño dice:

    Buenas, ante todo muy buen artículo.

    @Minkiu, la gente del IPCC no dramatiza. La gente del IPCC hace informes científicos muy tochos que nadie lee. Son luego Greenpeace, Al Gore y compañía, haciendo un poco de dramatización y un mucho de demagogia, los que dramatizan.

    Respecto a la figura, yo diría que los colores son diferentes reconstrucciones: unas con anillos de árboles, otras con testigos de hielo, otras con registros documentales,… La línea negra seguramente sean medidas reales registradas en los últimos siglos, no reconstrucciones propiamente dichas.

    Lo que no suelen decir cuando se habla del calentamiento global, y que estaría bien puntualizar, es que la mayoría de modelos predice una disminución de la temperatura en las latitudes más grandes del hemisferio Sur, justo lo contrario de lo que ocurre en el Norte (se deja caer en este artículo, pero no se dice explícitamente).

    Y luego, por criticar un poco, no entiendo muy bien por qué metes la discusión de los CFCs y la capa de ozono. Es decir, ¿qué tiene que ver la capa de ozono en con Calentamiento Global? De hecho, que yo sepa el problema del agujero de la capa de ozono parece que ya pasó, pero lo mencionas sin que venga mucho a cuento en el resto artículo…

    Pero no obstante, en general me ha gustado mucho :)

    • MiGUi dice:

      Lo de la capa de ozono lo puse porque hablé de CFC’s en la parte de la atmósfera, no quería dejar cosas colgando sino aprovechar para aclarar algunos temas, aunque no tenga mucho que ver, la reducción de los CFC’s es importante en la discusión sobre el cambio climático :)

  4. Pepito Grillo dice:

    Hay cosas que cambian, y cosas que siempre siguen igual. La temperatura de la tierra, por ejemplo, siempre ha estado cambiando, a veces más alta y a veces más baja que ahora. Sin embargo nosotros, desde que empezamos a adorar piedras pintadas de colores, siempre nos hemos creído el ombligo del mundo.
    Que un volcan empezaba a escupir fuego? Pues la culpa era nuestra, claro, que habíamos profanado las leyes de nuestros ancestros, o de los dioses, o algo así. Un par de vírgenes a la marmita, y listo. Que temblaba la tierra? Era una señal de Dios, diciéndonos que estábamos siendo muy malos o muy viciosos. Que viene una inundación? Otra vez un toque de atención del todopoderoso.

    Ahora, somos unos tíos muy civilizados y muy listos, así que Dios ya no tiene tanto peso en nuestra sociedad. Pero cuando ocurre algo que no entendemos, de quién es la culpa? Pues nuestra, por supuesto.

    100 años, llevamos midiendo fielmente la temperatura de nuestro planeta durante 100 años. Un sistema con constantes de tiempo de MILES de años. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que una exponencial y una senoidal son idénticas cuando el intervalo de medida es demasiado corto. Hacen falta miles de años para decidir si la temperatura de la tierra sube, baja, u oscila, que es lo que ha hecho siempre.

    Pero eso nadie saldrá defenciéndolo en la tele, la idea del pánico gratuito es lo que tiene, que vende mucho. Desde hace mucho tiempo. Hay cosas que nunca cambian.

  5. David dice:

    Gracias por este texto, creo que es muy esclarecedor.

    Solo un apunte, al comienzo de un párrafo dices: “Los gases de efecto invernadero más importantes son el agua, el dióxido de carbono, el metano y los óxidos de nitrógeno. ”

    Creo que te olvidaste de hablar de los óxidos de nitrógeno y si su capacidad de retener radiación es mayor o menor que el resto de gases importantes de efecto invernadero.

    Saludos.

  6. Smaigol dice:

    Hola, Migui. Buena entrada, como siempre. Sólo quería puntualizar que la imagen que sacas de la wiki incluye un montón de reconstrucciones, algunas de las cuales (las más antiguas, en colores más azulados) pecan de ser las llamadas “gráficas del palo de hockey”: Un incorrecto tratamiento estadístico de los proxies producía un calentamiento artificial en las últimas épocas. Si uno se fija en los datos mas “rojos”, más recientes y que se supone que han corregido el error, no se observa una tendencia al calentamiento extraña (p.ejemplo, en la gráfica roja), sino fluctuaciones con pinta aleatoria. Por otra parte, los datos “negros”, la evidencia experimental, procede directamente del CRU y toda la controversia del ClimateGate que mencionas, así que a bote pronto habría que tomarlos por lo menos con mucho mucho cuidado.

    A mí no me parece evidente en absoluto que se esté produciendo un calentamiento a partir de estas graficas, lo que veo son fluctuaciones, que de hecho son similares a escalas de un mes, un año, o una década. Al respecto este excelente artículo de Motl http://motls.blogspot.com/2010/03/self-similarity-of-temperature-graphs.html

  7. Ontureño dice:

    Hombre, aunque estoy razonablemente de acuerdo con lo que comentas, hay que matizar. Hoy en día la Ciencia ha demostrado que no somos responsables de los huracanes, ni de que la Tierra siga girando. Sin embargo, esta misma Ciencia que ha conseguido que (algunos) dejemos de adorar piedras pintadas, no puede negar (aunque tampoco asegurar) la relación entre calentamiento climático (que es una realidad observada e innegable) y factores antropogénicos.

    Desde el punto de vista matemático el problema es el siguiente: Sea Ho la hipótesis nula de que la variabilidad natural es incapaz de explicar el calentamiento, y de que la humanidad tiene por tanto algo que ver en el problema. Pues bien, se han hecho una serie de estudios, y a día de hoy la Ciencia (la de verdad, la de investigación objetiva y revisión por pares, no informes de Greenpeace ni rollos así) no es capaz de rechazar esa hipótesis. ¿Eso significa que la hipótesis es cierta? Pues hombre, con la lógica en la mano no, pero desde luego tampoco es falsa.

    Esto es Ciencia, y en Ciencia no suele haber verdades irrefutables. De hecho, la conclusión del IPCC es algo así como “con los datos de los que se disponen, la probabilidad de que el calentamiento observado sea totalmente independiente de factores antropogénicos es X%” y ese X creo recordar que es bastante pequeño.