El tiempo no nos permite cambiar el pasado

Publicado el Martes, 19 de enero de 2010 por MiGUi en Opinión
etiquetas: , , , , , , ,
votar

Para quien tenga tiempo de devanarse los sesos en una actividad tan lúdica como interesante, el tema de los viajes en el tiempo da para pensar años y años.

Mucho se habla de la máquina del tiempo, sobre todo en ciencia ficción. Si se construyera tal artefacto, parece lógico que tenga como fecha de pasado límite el momento en que dicha máquina fue construida, de lo contrario, se estarían violando unas cuantas leyes de la física aparte de la causalidad.

Ahora bien, ver el tiempo como un arbol de decisiones causales que se bifurcan no significa que sea el paradigma correcto. Yo en el pasado tenía esta idea. Que se puede visualizar de forma simple con el suceso “lanzar un dado”. Supongamos que lanzo un dado y sale 3. Podría haber salido cualquier otro valor, y eso habría cambiado, aunque probablemente sin grandes consecuencias, nuestro futuro.

Hay quien sostiene, como por ejemplo la teoría de multiversos de Everett, que existen otros universos donde se dan los resultados complementarios, otros donde ni siquiera se lanza el dado, etcétera. Pero sin ánimo de entrar en esto, podemos pensar que cada decisión que se toma en un instante altera nuestro futuro de una forma u otra. Por tanto, ¿cómo podemos asegurarnos de que, volviendo al futuro, vayamos por el mismo camino por el que vinimos?

Volver al pasado no nos tiene por qué garantizar ser capaces de regresar al mismo futuro, ni siquiera sabemos si seríamos capaces de cambiar algo realmente o, llegado el caso, ser nosotros los propios responsables de que las cosas sean del modo en que son.

Imaginad la siguiente situación:

Supongamos que es posible viajar al pasado y entonces, viajo al pasado para evitar la muerte de un ser querido, algo que nos causó un trauma en el pasado y queremos evitarlo.

Cuando ese instante pasado fue nuestro presente consciente por primera vez, es decir, en el momento en que tu familiar muere, no podemos saber si de hecho, en ese momento, ya existe un “yo futuro” que ha viajado para prevenir dicho accidente.

Esto crea una situación paradógica. Tú vuelves al pasado porque ese suceso ocurrió. Pero de hecho, tu “yo futuro” ya volvió al pasado y pese a todo, siguió ocurriendo.

Si pudiéramos evitar la muerte de esa persona, entonces nuestro “yo futuro” jamás se habría visto obligado a regresar al pasado a evitar la muerte de esa persona, con lo cual, no la podría evitar. No podemos cambiar la información neta del universo.

Esta consecuencia es fundamental: no podemos alterar el futuro alterando el pasado. El tiempo parece velar por su propia consistencia interna. Nada que ya haya ocurrido puede ser alterado y dar un resultado diferente.

No porque el tiempo actúe de una forma activa corrigiéndose, sino porque simplemente si no ocurrió, no va a suceder. Si nuestro abuelo vivió toda su vida y murió por causas naturales, no podemos viajar al pasado y matarle para evitar nacer.

Si pese a todo nos empeñamos, entonces daría igual. El arma se encasquillaría o cualquier otra cosa, no importa el esfuerzo que hagamos, sería imposible. Pero no porque haya un poder mágico que lo haga, simplemente si no fuiste capaz de hacerlo todas las veces en las que ese instante ya ha sucedido, esta vez va a ser igual. Porque de hacerlo, de ser capaces de alterar la historia, jamás habríamos viajado al pasado inicialmente, contradiciendo la hipótesis de que efectivamente hemos viajado al pasado. La conclusión es que todos estamos vivos porque el tiempo impide a todos esos asesinos del futuro llevar a cabo su acción letal sobre nosotros :P

¿Podemos ser nuestro propio padre? Pues sí, si siempre ha sido de esa manera. Lo que no sería posible es viajar al pasado para cambiar a nuestro padre por nosotros mismos. Por la misma razón que antes. Así que si podemos hacerlo y efectivamente lo hacemos, es porque inicialmente ya era así.

En cierto sentido, aparece una idea de bucle, de loop temporal, la pescadilla que se muerde la cola. Nuestros propios actos son los que luego se retroalimentan una y otra vez para dar el mismo resultado. S

Si esto es cierto, no tendríamos que temer especialmente el poder viajar en el tiempo aunque siendo meros espectadores.

Share

Trackbacks/Pingbacks a esta entrada:
  1. Danie dice:

    Hola MiGUi. Antes de nada, me gustaría felicitarte por tu blog, que sigo desde hace relativamente poco tiempo. Soy visitante asiduo de tu foro desde hace años y, como este, me parece igual de interesante.

    El tema de este post es algo sobre lo que, de vez en cuando, me apetece pensar e incluso, si doy con la persona adecuada, discutir. Desgraciadamente, mis conocimientos de física moderna no son ni tan siquiera aceptables, así que intento “jugar” con lo poco que sé y lo que la razón me permite deducir.

    Hay dos apartados del artículo que me gustaría comentar:
    1) “¿Podemos ser nuestro propio padre? Pues sí, si siempre ha sido de esa manera [...]“. En los viajes espacio-temporales que soy capaz de concebir, no podría ocurrir esto (lo explico en el siguiente punto), pero si realmente fuese esto así, ¿no constituye una paradoja, incluso mayor que la del abuelo? No creo que algo así pudiera darse, ¡porque significaría que yo puedo ser causa de mi mismo! ¿Quién es el que ha venido del futuro para concebirme, si yo aun no he existido? Debería haber un “yo” original, consecuencia del material genético de mi madre con otro hombre, que vivió lo suficiente para llegar a un futuro no muy lejano, disponer de una máquina del tiempo y volver… La causalidad, desde el punto de vista filosófico, es violada sin piedad ^_^

    2) Aquí me gustaría referirme al asunto de la “fecha límite”. Recuerdo que vi un documental donde hablaban de esto (un físico que además conducía un DeLorean… xD) y luego mantuve una buena charla con un amigo, razonando lo que en la película decían. Básicamente, decían que no se podría volver a un punto anterior a la construcción/puesta en marcha de la máquina del tiempo. Imaginé esto como si dos personas hicieran el experimento: uno de ellos, mediante una máquina, es capaz de viajar casi instantáneamente a una región donde el espacio está más o menos deformado debido a la gravedad, en función de si quiere viajar al futuro o al pasado de la otra persona: encontrárselo más viejo o algo más joven que el viajero. De esta forma, no es posible visitarse a uno mismo en el pasado.
    En el documental, en cambio, el tipo del DeLorean no pensaba mandar personas al pasado, sino mandar “bits”. Y digo yo, ¿si dijo que no se puede viajar a una fecha anterior a la límite, cómo va a enviar la cura del SIDA o cualquier otra enfermedad al pasado?

    Aun veo todo esto muy de Ci-Fi…

    Siento la parrafada :S

  2. REGLERO dice:

    Como dice el anterior comentarista enhorabuena por el blog.
    Este es un tema recurrente pero ahora mismo esta candente, pero tu articulo me aporta una novedad. Desde el punto de vista filosófico el tema esta resuelto hace tiempo dadas las contradicciones que implica. Pero desde el punto de vista lógico el párrafo numero nueve es aplastante. Es la contundencia de los hechos. Esto esta relacionado con la indeterminación cuántica de la siguiente manera. Antes de decidirte, tu tienes un abanico de opciones que puedes tomar, algunas son excluyentes otras son concluyentes, otras subordinadas, etc, pero cuando te decides por una solo las opciones consecuentes pervivirán y las demás perderán su sentido lógico y desaparecerán. Solo utilizando el recuerdo y las leyes de la lógica podremos suponer que habría ocurrido de elegir otra opción. Pero esto es eso, una suposición, es decir una proyección en nuestra mente de algo inexistente que simplemente cumple con la logica razonada.
    Desde ese punto de vista esto supone un ataque profundo a la teoria de los multiversos. Ahora los físicos lo entenderán como les convenga.
    GRACIAS………………………………………

  3. Jurl dice:

    Siempre es divertido hablar sobre esto, pero en mi opinión todos estos razonamientos están condenados de antemano (perdón xD) a la papelera mientras no sepamos interpretar correctamente un colapso de función de onda cuántica. Si es que algún día podemos.

    En cualquier caso, si yo viajo 2 segundos hacia atrás en el tiempo y me encuentro conmigo mismo, me he duplicado limpiamente. Si me pego un tiro a mí mismo (y me mato) no estoy haciendo absolutamente nada que esté prohibido mecanocuánticamente, y aunque beneficios pretéritos no garantizan beneficios futuros, me temo que todo lo que la MC no prohibe es porque es factible. También en el pasado los que no querían dar por hechas otras cosas acabaron por envainársela.

    La razón de no admitir que no pueda viajar al pasado y matarme radica en mi cosmovisión, construida por mi mente en base a mi experiencia cotidiana. Si algo ha desafiado todo eso, ha sido la MC. Si se trata de emitir una opinión, pues ahí queda: sí, creo que es posible que viaje 2 s hacia atrás en el tiempo y me mate. Lo que eso desencadene, no lo sé. Si alguna teoría puede resistir perfectamente paradojas como éstas (y peores), ésa es la MC xD.

    Así que tendrán que rascarse un poco más el neurono para convencerme de lo contrario.

    También me sumo a las felicitaciones por el blog :D

  4. Danie dice:

    @Jurl, ni me creo ni dejo de creer lo que comentas, sino más bien todo lo contrario…. xD Ya en serio, no tengo ni idea de mecánica cuántica, así que no puedo cambiar esa “cosmovisión” que señalas y que veo totalmente factible.
    Me estoy animando por momentos a meterme en Física por la Uned… :O

  5. Gerardo dice:

    Ser nuestro propio padre… Eso significaría que transmitiríamos a nuestro descendiente un juego completo de 23 cromosomas idénticos a 23 de nuestros cromosomas. Esto es, una de dos: al fabricarse el espermatozoide no habría habido entrecruzamiento entre ninguna de las parejas de cromosomas o habría habido pero justamente sólo entre los genes con homozigosis (es decir, aquellos que son idénticos en los dos cromosomas de la pareja). Y para que hubiera tantas homozigosis tendríamos que ser genéticamente muy parecidos a nuestra madre. ¡Tal vez sería nuestra hermana! Además, generalmente un exceso de homozigosis produce enfermedades genéticas: tenemos dos alelos de cada gen; si uno es responsable de una enfermedad, el otro puede salvarnos, pero si tenemos repetido el que provoca esa enfermedad, mal asunto. De ahí los problemas que trae la consanguinidad.

    La cuestión es que las probabilidades de que algo así ocurriese son insignificantes. No sabría decir un número, pero desde luego pequeñísimas: transmitir a un descendiente un juego completo de cromosomas idéntico al nuestro y que encima las homozigosis no nos impidan hacer tal cosa tras viajar al pasado. Supongo que teóricamente es posible, pero ahora supongamos que repiten la jugada nuestros amigos. Todos ellos también quieren ser sus propios padres. Diez tipos, pongamos por caso, viajando al pasado para convertirse en sus progenitores. Que un suceso así se repitiese diez veces, supongo que teóricamente sería posible, pero en la práctica… lo veo inviable.

    La cuestión es si sólo nos veríamos impedidos de realizar actos como matar a nuestro abuelo, porque daría lugar a una paradoja como la que explicas, o si también sería imposible realizar acciones que, sin ser imposibles, van totalmente en contra de las leyes de la estadística.

    Saludos.

  6. Gerardo dice:

    Mmmm… le he dado algunas vueltas más al asunto y se me ocurre que no sería imposible que tales acciones fuesen realizadas, pero sería improbable que ocurriese. De ese modo, aunque hubiera máquinas en el tiempo, difícilmente habría hijos de su propio yo futuro, no por imposible, sino por improbable… aunque después de que millones y millones de viajeros en el tiempo lo hubiesen intentado, podría surgir algún caso.